Saltar al contenido

Plaza de la Concordia

Fuente de los Mares de la Plaza de la Concordia
Situada en el cruce de los Campos Elíseos, el jardín de las Tullerías, el palacio Borbón y la Madeleine, la majestuosa plaza de la Concordia (place de la Concorde) es la segunda plaza más grande de Francia después de la plaza de Quinconces en Burdeos.
La place de la Concorde forma parte del gran eje monumental de París, que va desde el museo del Louvre hasta el Arco del Triunfo.

Una plaza llena de historia

El origen de la plaza de la Concordia se remonta a 1748, cuando la municipalidad buscaba un lugar para colocar la estatua ecuestre del rey Luis XV, encargada para celebrar la recuperación del rey de una grave enfermedad.

El arquitecto Ange Jacques Gabriel fue el encargado de transformar unos terrenos abandonados en la futura plaza Luis XV.

Ange Jacques Gabriel no sólo diseña la plaza, además, proyecta la construcción de dos imponentes hoteles: el primero, utilizado como guardamuebles de la corona, se convertirá en la sede del ministerio de la Marina. El segundo, el hotel Crillon, uno de los más lujosos del mundo.

Para atravesar el río Sena, se construyó entre 1789 y 1790 el puente de la Concordia. Las piedras que se utilizaron para su construcción, provenían de la antigua prisión de la Bastilla.

La plaza de la Concordia durante la Revolución Francesa

En el siglo XVIII, durante la Revolución Francesa, la estatua de Luis XV será derribada y fundida, y la plaza de Luis XV se convierte en la plaza de la Revolución.

La guillotina se instalará varias veces en en el centro de la plaza de la Concordia: en octubre de 1792, el 21 de enero de 1793 para la ejecución de Luis XVI y de mayo de 1793 a junio de 1794.

En total, más de un millar de personas han sido guillotinadas en este sangriento escenario, entre ellas la reina María Antonieta, la duquesa de Barry, Dantón, Robespierre…

Obelisco de Luxor

El obelisco de Luxor

En 1830, el virrey de Egipto, Mehemet Ali regaló a Francia los dos obeliscos del templo de Ramsés II en Luxor.

Las autoridades egipcias querían agradecer a los egiptólogos franceses las investigaciones realizadas para descifrar los jeroglíficos.

Jean-François Champollion, primer traductor de jeroglíficos, aconseja al Gobierno que sólo se lleve a París el obelisco de la derecha, de 173 toneladas y 23 metros de altura.

Para transportar semejante monumento se construyó un navío de ocho cascos.

El viaje a París del obelisco dura unos 18 meses a través de Gibraltar, el Havre y finalmente el Sena.  

El 25 de octubre de 1836, tras casi dos años de espera debido a las obras en la Plaza de la Concordia, el obelisco estará listo para ser depositado en su soporte.

Para levantar el enorme monolito de piedra se utiliza una máquina de vapor que, ante la falta de potencia, necesitará la ayuda de 400 hombres.

Una proeza técnica que contará con la presencia de 200.000 espectadores, así como de la familia real, encabezada por Luis Felipe de Orleans.

Desde el obelisco tendrás una magnífica perspectiva de la Torre Eiffel, el Petit Palais y el Arco del Triunfo al final de los Campos Elíseos.

¡Uno es suficiente, gracias!

El segundo obelisco del templo de Luxor, que también había sido regalado a Francia, fue simbólicamente devuelto a Egipto por el presidente de la República François Mitterand.
Fuente de los Mares de la Plaza de la Concordia
Fuente de los mares y el obelisco de la Plaza de la Concordia

Qué ver en la Plaza de la Concordia

Además del obelisco egipcio, la plaza tiene otros elementos que la hacen aún más atractiva.

Las fuentes

En cada lado del obelisco, podrás distinguir dos imponentes fuentes de doble pila; simbolizan la navegación fluvial y marítima.

La primera está decorada con seis personajes entre los que figuran el Ródano, el Rin, la Siega, la Vendimia, la Cosecha de flores y de frutas. En la pila superior, podemos admirar una personificación de la navegación fluvial, de la agricultura y de la industria.

Esta fuente resalta la importancia económica de los ríos como vías de comunicación comerciales.

La segunda fuente está situada más cerca del puente de la Concordia. En la parte inferior están representados el Océano y el Mediterráneo, la Pesca de perlas, de moluscos, de peces y de corales. Arriba, podemos contemplar las personificaciones de la navegación marítima, del comercio y de la astronomía.

Las dos fuentes han sido restauradas a finales del siglo XX al mismo tiempo que al Obelisco le pusieron su sombrero de oro.  

Las ocho grandes estatuas

Para embellecer la plaza, el arquitecto Jacques-Ignace Hittorff coloca 8 estatuas alegóricas de las principales ciudades francesas: Burdeos, Brest, Lille, Lyon, Marsella, Nantes, Rouen y Estrasburgo.

Se suele decir que nunca llueve a gusto de todos, y lo cierto es que los tolosanos no están para nada contentos de que su ciudad fuese omitida por razones de simetría.

Concordia: un nombre símbolo de paz

Esta plaza ha cambiado en numerosas ocasiones de nombre a lo largo del tiempo y de los cambios de régimen.
Primero fue bautizada como plaza Luis XV, luego plaza de la Revolución en 1792 y finalmente, plaza de la Concordia en 1795.
Desde 1830, Concordia es un símbolo de paz, de fraternidad y de entendimiento después de tanta sangre derramada durante la Revolución y el Terror.

⭕ Localización

Place de la Concorde, distrito 8 de París.

🚆 Cómo llegar

En metro:

  • Línea 1, estación «Concorde»